Los gatos Siameses solían tener un papel importante en los funerales de los reyes tailandeses en siglos pasados. Se les colocaba dentro de la tumba y cuando salían por un orificio (hecho para este fin), se decía que el alma del monarca había entrado en el gato. Luego se llevaba el gato a la ceremonia de coronación del nuevo rey, con el objetivo que el rey anterior pudiera presenciar la posesión de su sucesor.

 Rasgos Físicos: El siamés es de un tamaño mediano. Su cuerpo es largo y esbelto. Las patas son largas y esbeltas, aunque las traseras están ligeramente más elevadas que las delanteras. La cola es larga y estrechándose hacia la punta.

La cabeza es larga y bien proporcionada. Gato con orejas erguidas, grandes y anchas en la base. Los ojos son almendrados, rasgados, distanciados entre sí y siempre azules, de un color muy intenso.
El pelo del gato siamés es corto, lustroso y de textura muy suave.


  Carácter: Es un gato muy sensible y también bastante nervioso. Posee una gran personalidad: además de poseer un humor inagotable, es bastante celoso y muy  exigente. Su maullido, es característico de esta raza, ya que es muy ronco.


 Cuidados: Esta raza es muy propensa a sufrir trastornos psíquicos si al gato no se le trata como es debido.
El cepillado en esta raza depende de las características del gato: si es de  manto corto, no exige cuidados excesivos. Con un cepillado semanal será más que suficiente. En cambio, un gato con el pelaje largo exige un cepillado exhaustivo cada 2 o 3 días.

La dieta del gato es carnívora, y debe estar compuesta de un alto porcentaje de proteínas. Pero cuidado con el estado de su comedero, no se sentirá a gusto, si éste despide algún tipo de olor o aroma raro.

Autor:  Mundo gatos